ALCANZANDO EL CIELO

Aeronáutica

Crossover Ultralight Aircraft

Alcanzando el cielo

replace 2replace 2

Diseñar completamente una nueva aeronave es una empresa extremadamente compleja y apasionante, requiere capacidades de diseño e ingeniería muy avanzadas así que estuvimos muy satisfechos con este desafío – cumplir el sueño del hombre de volar. Para alcanzar los requerimientos de esta aeronave, cada gramo fue importante. Así que debido a su impresionante ratio peso-resistencia, fuselaje, superficies aerodinámicas y varios otros componentes están hechos de polímeros reforzados con fibras de carbono (CFRP).

El Crossover nació del deseo de uno de nuestros clientes de desarrollar un avión ultraligero enteramente desde cero. Fuimos los responsables de realizar desde la fase conceptual, estilo y modelado en CAD hasta los cálculos aerodinámicos, de elementos finitos, ingeniería mecánica y consultoría de fabricación.

El diseño fue inspirado por un proyecto de los años 70 llamado “FS29”. El proyecto fue demasiado avanzado para la tecnología disponible en la época, así que entonces se quedó en la fase de prototipo. Mientras tanto, con este nuevo reto, aquel probó ser el punto de partida perfecto. El Crossover se basa específicamente en el sistema de las alas, que tenía un diseño con una cambiante envergadura de alas.

 

Desde el primer borrador el reto era alcanzar una configuración hibrida con un planeador. El balance de rendimiento tenía que ajustarse para poderse adaptar tanto a maniobras a alta velocidad o una configuración de planeo.

Ya que se trataba de una aeronave construida desde cero, cada pequeño detalle tuvo que ser pensado y dibujado, incluyendo los controles de vuelo, tren de aterrizaje y el sistema retráctil de hélices. Todas las condiciones de carga fueron calculadas para asegurar el total cumplimiento de las especificaciones y normas para CS-VLA. 

Para alcanzar la sensación de un coche deportivo en el aire, se tomaron varias decisiones al principio del proceso de diseño, como el doble asiento contiguo y el acceso a la cabina como en un coche. El peso se debía mantener en el mínimo así que la fibra de carbono se usó con profusión en el Crossover y está propulsado por dos ligeros motores eléctricos.